Lun09242018

Last updateLun, 24 Sep 2018 3am

Qué tristeza, señor Presidente

(Por: Raymundo Riva Palacio)
Tras la victoria contundente de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales, se sucedieron varias expresiones indignas, cargadas quizás de temor, oportunismo, o simplemente de subordinación absoluta ante quien será el próximo Presidente de México. Allá quien, desde su espacio, haya decidido hincarse. Sus razones tendrán y ya se verá cómo López Obrador procesa es acción tan denigrante. Pero hay otro, así, en singular, que debía haber cuidado las formas y el carácter republicano por lo que su persona representa: el Presidente Enrique Peña Nieto.

Haberse reunido con el virtual Presidente electo fue un gesto de civilidad y madurez republicana. En ese sentido, uno como otro, nos mostraron lo que puede ser una vida de alternancia democrática normal. Sólo hubo un detalle que pasó desapercibido para muchos pero que es parte de lo que sucedió en Los Pinos el lunes siguiente a la elección. Fue la forma como López Obrador dio sus primeras instrucciones, sin investidura, al Presidente de la República, al anunciar que el martes siguiente se reuniría con Peña Nieto, en Palacio Nacional, a las 11 de la mañana.
Es cierto que desde la campaña, López Obrador dijo que de ganar las elecciones, iba a pedirle al Presidente Peña Nieto reunirse el martes, porque el lunes estaría todavía en la secuela de la jornada electoral. Es decir, no hubo nada imprevisto ni sorpresivo en sus intenciones. Por tanto, era algo que debían de haber esperado. Pero el alegato de que fueron las primeras instrucciones al Presidente se fincan en el anuncio en Los Pinos de que la agenda de actividades de Peña Nieto se había modificado para poder reunirse con López Obrador.
La forma como públicamente se procesó en Los Pinos proyectó un mensaje de acatamiento. López Obrador hizo el anuncio del encuentro el domingo de la victoria en el Zócalo, y al día siguiente la oficina de comunicación social del Presidente simplemente debió haber confirmado la cita. Pero se excedieron. Aceptaron que el encuentro fuera en Palacio Nacional, por petición del candidato ganador y que para que se cumplieran sus deseos, el Presidente se puso a su disposición. Lo republicano del encuentro quedó precedido por la subordinación.
No es mera anécdota ni algo intrascendente las formas del Presidente Peña Nieto. Tampoco es sólo un error en la comunicación social presidencial. Ese tipo de encuentro tenía y debía haberse dado en Palacio Nacional porque es la sede del Ejecutivo federal, no como una concesión a López Obrador quien ha dicho que no vivirá en Los Pinos, que es la casa del Presidente. Un Presidente no cancela su agenda porque le digan que lo quieren ver determinado día y a una hora en específico. Peña Nieto seguirá siendo Presidente hasta el último minuto del próximo 30 de noviembre cuando entregará el mando. Sin embargo, para efectos prácticos, se lo entregó el martes y quedará como su administrador los días que le resten a su sexenio.
La forma sí es fondo. Lo que no se vio fue cómo se preparó el Presidente Peña Nieto para su reunión. Nervioso, cuentan personas que platicaron con él en la víspera de la reunión con López Obrador, preguntaba con ansiedad qué podía hablar con él, qué podría interesarle, cómo podría captar su atención. No planteaba un encuentro de cortesía republicana para establecer el primer contacto de lo que sería la transición, que sí se dio durante la reunión de casi dos horas. Peña Nieto estaba preocupado de cómo podría establecer una empatía rápida con su sucesor. Incluso, llegó a preguntar, afirmando, que sabía que le gustaba el beisbol, como si quisiera emplear el recurso deportivo para construir otro tipo de comunicación.
Lo que trascendió de la reunión es lo que dijo López Obrador al salir de ella, que "fue un encuentro cordial, amistoso, importante", donde le agradeció haber actuado de manera respetuosa durante el proceso electoral, y trataron diversos temas que tenían que ver con la transición. Lo que dijo Peña Nieto a diferentes personas con quienes habló de esa entrevista no fue sobre los temas de fondo expuestos por López Obrador, sino sobre lo amable que fue el candidato vencedor con él. Peña Nieto subrayó a diversas personas la forma como lo había tratado López Obrador, con respeto y reconocimiento, lo que dejó como sabor de boca en los interlocutores del Presidente la sensación de vacuidad y desconocimiento real, a punto de terminar su mandato, de lo que realmente un Presidente de la República es y debe ser.
Peña Nieto estaba más preocupado de cómo lo veía López Obrador y la percepción que tuviera de él, que de los asuntos de Estado que tienen que tratar entre los dos. Implícitamente expresó temores. Habrá quienes desde sus trincheras cuiden sus intereses y se pongan de hinojos ante López Obrador, para evitar que la furia del tsunami electoral se convierta en represalias del próximo Presidente. Cada quien cuida sus parcelas para lo que viene. No es el caso del Presidente.
Peña Nieto fue más allá, distorsionando su rol como jefe de Estado. Tendría que ser quien facilite el proceso, quien elimine los obstáculos, quien haga de ella un proceso terso y, valga la redundancia, republicano. No cabe en su papel el de un timorato, amedrentado y acomplejado, como lo exudó ante López Obrador. Hará lo primero, por los acotamientos institucionales y porque sus miedos lo llevarán a ello. Lo segundo queda para la biografía del Presidente que no entendió cabalmente el papel que le tocó jugar.

www.presenciaenpuebla.com.mx

Oficinas: Pirv 6 A Oriente 2804-1 Col. Santa Bárbara Norte

C.P. 72380 Puebla, Pue.

Correos: presenciaeditorialara@yahoo.com.mx

presenciaedittorialara@hotmail.com

Tel. (222) 2 34 19 11