Jue03212019

Last updateJue, 21 Mar 2019 7pm

El derecho a disentir

¿Escuchaste lo que sucedió esta semana cuando el subcomandante Galeano (Marcos) enfrentó abiertamente al Presidente en relación con el Tren Maya?, lo acusó de querer destruir al pueblo de México, engañar al pueblo invocando a la madre Tierra, y lo llamó tramposo y mañoso, en suma, le declaró abiertamente la guerra

Rafael Álvarez Cordero / EXonline / 06 de Enero de 2019)
— Sí y el Presidente me sorprendió, porque dijo: "Vamos a garantizar siempre el derecho a disentir", ¿no te parece una buena noticia?
— No, no es buena noticia porque el Presidente tuvo una poderosa razón para decir lo que dijo, ya que ninguno de los adjetivos con los que ataca a sus oponentes le queda al comandante: no creo que sean para él adjetivos como mafia del poder, chachalaca, señoritingo, neoliberal, fascista, corrupto, fifí, reaccionario, canalla, y tantos más ¿o sí?, no encontró adjetivos ofensivos y entonces se salió por la tangente, como ha hecho con todos los cuestionamientos verbales y escritos por sus decisiones y las de sus colaboradores.
— Bueno, como quiera que sea, es alentador que nos garantice el derecho a disentir.
— No lo creo por dos motivos, uno porque en estos días siguió agrediendo a quienes no piensan como él; no te equivoques amigo, el señor Presidente es el mismo que conocemos desde hace decenios y no se ha dado cuenta que ya no es oposición ni candidato, es el primer mandatario de la nación y, como tal, esperamos que se comporte, pero no lo hace; y el otro motivo, más importante, es que él no es quien nos debe garantizar o prohibir el derecho a disentir, eso sólo ocurre en los regímenes totalitarios como Cuba, Nicaragua, Venezuela y otros; ese derecho lo tenemos desde el día en que nacimos, y podemos decir nuestra verdad, sin ofensas, calumnias o mentiras; el derecho a disentir evita ese silencio social cuyo costo puede ser altísimo.
— Tienes razón, he visto en los medios, prensa, radio y televisión, señalamientos y críticas por la forma como conduce el gobierno, su prisa y urgencia por estar presente en todo momento en los medios; analistas y columnistas han sido cada vez más severos porque señalan las deficiencias, incongruencias o vaguedades de sus programas; pero, además, ya varios comentaristas han alzado la voz acerca del silencio cómplice de quienes, viendo lo que ocurre, ocultan o disfrazan sus opiniones y actúan como si no pasara nada, y está pasando, amigo, está pasando.
— Pero mira, yo creo que es muy bueno que quiera disminuir los gastos del gobierno, y por supuesto que acabe con la corrupción.
— De acuerdo, todos deseamos eso, pero no se logra algo bueno dañando a los ciudadanos que sin deberla ni temerla perdieron su trabajo, a quienes de buenas a primeras fueron etiquetados como "corruptos" sin razón y sin motivo y ahora están en la calle; y debo decirte que esto ha ocurrido a todos los niveles, cuando los nuevos jefes distribuyen los puestos a los nuevos colaboradores sin ton ni son, sin siquiera conocer su experiencia ni sus antecedentes curriculares; tengo ejemplos muy precisos de esto.
— Y en cuanto a la corrupción, ¿no te parece bueno que haya señalado los delitos de funcionarios de Pemex que se coludieron con los huachicoleros?
— Sí, pero nuevamente volvió a hablar en general, no dijo nada más, sólo afirmó que a los más altos funcionarios no se les va a investigar, eso es un mal ejemplo y se llama justicia "a modo".
— Bueno, pero tú eres médico, ¿qué te parece el plan de Salud?
— Ya te lo he dicho y lo escribí aquí hace unas semanas: no hay plan de Salud, no hay proyecto, no hay estrategia, hay ocurrencias como cancelar el Cuadro Básico de medicamentos, correr a miles de empleados del ISSSTE, disminuir los recursos para obesidad, diabetes, trasplantes, para el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones y, además, llevar las oficinas del IMSS a Michoacán, y prometer que tendremos un sistema de Salud como el de Dinamarca o el Reino Unido.
— Bueno, sabemos que entre los nuevos funcionarios de salud hay algunos muy buenos.
— Sí, estoy de acuerdo y me da gusto, pero ya escribí aquí que el asunto no está en crear más clínicas y hospitales y dar medicinas gratis a los enfermos, sino crear un sistema, —como los de Dinamarca y de España, que no el Reino Unido—, de educación para la salud a todos los niveles, desde la primera infancia, y así habrá menos enfermos, pero creo que eso no preocupa al señor Presidente, quien cree que con más medicinas habrá menos enfermos, lo que es falso.
— Sí, es cierto, recuerdo la sentencia: "una onza de prevención es mejor que una libra de curación".
— Por eso afirmo que el pueblo mexicano es bueno, pero no es sabio, si lo fuera, no habría miles de casos de cirrosis por alcoholismo, miles de embarazos adolescentes, miles de amputaciones de miembros por diabetes, miles de enfermos de cáncer por indolencia; no amigo, el pueblo no es sabio y necesita educación, urge educación para la salud.

www.presenciaenpuebla.com.mx

Oficinas: Pirv 6 A Oriente 2804-1 Col. Santa Bárbara Norte

C.P. 72380 Puebla, Pue.

Correos: presenciaeditorialara@yahoo.com.mx

presenciaedittorialara@hotmail.com

Tel. (222) 2 34 19 11