Lun12112017

Last updateLun, 11 Dic 2017 4pm

Nueve consejos para controlar las porciones en la comida

(La Nación / GDA).-Las preferencias en lo que nos gusta son moldeadas por la genética, pero, además, por factores ambientales y hábitos alimentarios. Si los padres no consumen fruta, difícilmente los hijos aprendan a preferirla. Ellos copian acciones, aprenden de sus mayores y de sus pares.

La educación alimentaria en casa juega un rol fundamental y el entorno puede ser un desafío. Por ejemplo, es un tema cultural "comer hasta terminar el plato".
Por eso, practicar la moderación, usar un plato más pequeño y evitar los platos hondos en la mesa son estrategias que favorecen un mejor crecimiento y evitan el sobrepeso. Cuanto mayor es el tamaño del plato o paquete del cual comemos, las probabilidades de caer en el exceso aumentan.
Una investigación de la Universidad de Cornell analizó el consumo de meriendas en jóvenes invitados a presenciar un partido de fútbol americano. Previo al partido, los jóvenes pasaban de manera aleatoria por una de las dos mesas que tenían meriendas. En una estaban servidos en grandes platos; en la otra, estaban en bowls pequeños. Los investigadores observaron que quienes pasaban por la mesa con los platos grandes u hondos, se servían 53 por ciento más comida y consumían 56 por ciento más calorías comparados con los que se servían de los bowls pequeños. La disponibilidad de comida y el tamaño de las porciones determinan el consumo.
Otros estudios destacan que los menores de 3 años comen independientemente del tamaño de la porción y dejan de comer cuando perciben la saciedad. Los mayores de 5 años comen más cantidad cuando las porciones son más abundantes. Por esta razón, es clave entender que los niños perciben su saciedad, y está en nuestras manos respetar ese momento. Los padres definen cuándo y qué comen; los menores, cuánto.
En lugar de preguntarles, cuando aún queda comida en el plato, si están llenos, la pregunta debería ser: "¿se sienten satisfechos, o tienen aún hambre?", para ayudarlos a conectarse con la sensación de saciedad.
Para ello es clave ajustar la porción a las necesidades de cada persona, teniendo en cuenta el género (ellos suelen comer más que ellas), la edad, el momento vital (en la adolescencia comen más), y evitar las diferencias en el menú, especialmente cuando un integrante de la familia tiene sobrepeso.
Recomendaciones para dejar de comer bocados de más:
1. Comer despacio.
2. Evitar las distracciones externas (TV, celulares...).
3. Estar atentos a nuestras señales internas y respetarlas.
4. Servir una porción que sea más pequeña que la cantidad que estamos acostumbrados a servir.
5. Si vamos a comer a un restaurante, retirar del plato al menos un 20 por ciento del contenido del mismo, antes de empezar.
6. Iniciar las comidas principales con un plato de verduras: favorece la saciedad precoz y se comerá menos del segundo plato.
7. Evitar los platos grandes y hondos en la mesa. Al ver comida, seguro repetirá la porción.
8. Seleccionar alimentos que se digieran más lentamente, ricos en fibras (verduras, cereales integrales) y proteínas (carne, pollo, huevo, legumbres, carne).
9. Disfrutar desde el primer bocado y no dejar "lo mejor para el final", porque si se siente satisfecho se sentirá tentado a comer hasta terminar el plato.

 

www.presenciaenpuebla.com.mx

Oficinas: Priv 28 Norte 1202-A Col. Resurgimiento, Puebla, Pue.

Priv 6 Oriente 2804-1 Col. Resurgimiento, Puebla, Pue.

Correos: presenciaeditorialara@yahoo.com.mx

presenciaedittorialara@hotmail.com

Tel. (222) 2 34 19 11