Inicio

Acapulco.-Por la reciente violencia unos 30 maestros abandonaron Xaltianguis, alerta Adela Román

Acapulco, Guerrero, 17 de mayo de 2019.-(El Sur).- Unos 30 maestros de la localidad de Xaltianguis salieron de esa comunidad por temor a los hechos violencia que se han registrado en los últimos tres meses, y existe el riesgo de que se pierda el ciclo escolar, alertó la alcaldesa Adela Román Ocampo.

En declaraciones a reporteros después de asistir al festejo por el Día del Maestro que se llevó a cabo en el salón Teotihuacán, del Centro de Convenciones, la alcaldesa dijo que ahí un profesor le solicitó una reunión para hablar del problema que enfrentan los docentes en Xaltianguis.
De acuerdo con el secretario de Educación en el estado, Arturo Salgado Urióstegui, en Xaltianguis hay 21 planteles de primaria y secundaria, así como uno del Colegio de Bachilleres y una preparatoria abierta de la Universidad Autónoma de Guerrero.
Lo que se sabe de manera extraoficial es que al menos unas 100 familias ya abandonaron esa localidad por los hechos de violencia que protagonizan las autodefensas que se disputan el control de Xaltianguis.
Román Ocampo indicó que lo que sabe es que algunos maestros que daban clases en ese poblado "decidieron salirse de la comunidad", y hay quienes están saqueando las casas de quienes se fueron; "se fueron por temor a represalias del grupo que en este momento se encuentra en Xaltianguis".
Abundó que desconoce si los profesores fueron amenazados y por eso tuvieron que dejar el poblado, y que le pidieron una reunión para exponerle el problema: "son mas de 30 maestros que quieren que los escuche y los voy a recibir, son los que salieron". Indicó que será este viernes o a más tardar el lunes cuando los atenderá.
De lo dicho por el líder de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, de que se debe acreditar que se trata de un pleito de grupos, Román Ocampo indicó que "son palabras desafiantes para el gobierno, el gobierno está preocupado y ocupado porque haya seguridad en Xaltianguis, se está buscando la forma de que no se desencadena una violencia que podamos lamentar el día de mañana".
Recordó que la Policía Comunitaria que reconoce la Ley 701 es la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC), "a los demás se les tiene como grupos de civiles armados".
Agregó que la UPOEG surgió por un vacío de poder, pero que se debe entender que ya se está en otro gobierno.
No hay cacería de brujas
Adela Román confirmó que está en proceso la depuración de la nómina del gobierno municipal, y rechazó las acusaciones de que busca colocar a sus familiares; "esa es una aseveración tan absurda, tan fuera de toda lógica".
Abundó que desde que asumió la administración una de las acciones que dijo que emprendería sería "adelgazar la nómina", y que corresponde a los directores de cada área definir qué trabajadores serán dados de baja porque no se necesitan. "No es de que se va Pedro, Juan y Pablo porque me caen mal o porque no quiero que estén aquí, (sino) porque hay exceso de personal".
"No es venganza partidista, yo no actuó de esa manera", aseguró.
Dijo que lo que encontró al asumir el cargo es que "el presidente que se fue (Evodio Velázquez Aguirre, a quien no mencionó por su nombre) un mes antes dio nombramientos, dos meses antes de que se fuera metió a mucha gente y a toda esa gente es a la que estamos pidiéndole que se vaya, algunos ya se fueron".
A la alcaldesa se le preguntó cuántos son los trabajadores que serán dados de baja de la nómina, pero respondió que no sabía la cantidad porque lo llevan las direcciones de Nóminas y Recursos Humanos y la Secretaría de Finanzas. "No es una decisión arbitraria, es algo que se hace para tener una mejor administración".
Precisó que a los trabajadores que sean dados de baja se les finiquitará: "no es nada más que echo a 500 fuera y que Dios los bendiga, no, se tiene que buscar la manera de no lesionarlos laboralmente".